GRUPO HEUREMA. EDUCACIÓN SECUNDARIA

ENSEÑANZA DE LA FÍSICA Y LA QUÍMICA

sección: PERSONAJES OLVIDADOS DE LA FÍSICA Y LA QUÍMICA
volver a inicio

 

 

Andrés Manuel del Rio, el desconocido  descubridor del vanadio

 

Es un químico español casi desconocido en España, pero mucho mas en Hispanoamérica, donde desarrollo su trabajo y descubrió sin saberlo un elemento químico que ahora conocemos como vanadio.

 

Nace en Madrid, en la calle Ave María, en el barrio de Lavapiés, el 10 de noviembre de 1764. Sus estudios preliminares los hace en el colegio de San Isidro. A los 15 años completa sus estudios en Latín, Griego, Literatura y Teología, recibiendo el grado de bachiller en la Universidad de Alcalá [1] .

 

Cuando José Solano y Bote, político y militar de Carlos III, organiza un concurso sobre experimentos físicos, al que acude el recién licenciado Andrés Manuel, llama tanto la atención al rey que éste le proporciona un puesto en la Academia minera de Almadén. Allí se entusiasma por la minería, de tal manera que es becado para estudiar en Francia, Inglaterra y Alemania.  Estudia química en París con Jean Darcet, recibiendo clases de medicina e historia natural. En 1789, se matricula en la Real Escuela de Minas de Friburgo. Allí se hace amigo del barón Alexander von Humboldt, que a su vez  se relacionaba con los científicos de Ciudad de México.

 

En 1790, estudia Geometría subterránea, química analítica y metalurgia en la Real escuela de Minas y bosques de Schemenitz, en Hungría. Al año siguiente, visita las industrias metalúrgicas inglesas. A  la vuelta parece ser que contacta en Francia con Lavoisier, pero con miedo a ser detenido por los revolucionarios franceses, escapa a Inglaterra.

En 1793, se crea en la Escuela de Minería recién fundada por Fausto Eluyer [2] , en ciudad de México, la cátedra de “formación de vetas”(Química y Mineralogía), que es ofrecida a Manuel Andrés del Rio. De esa forma en agosto de 1794, se embarca en Cádiz en el navío San Pedro de Alcántara, desembarcando en Veracruz. Inmediatamente de llegar, organiza la colección de minerales, y planifica un curso de Orictognosia [3] , que incluía mineralogía, geognosia y paleontología, que comienza el 27 de abril de 1795 [4] .

 

En 1795, se publica la primera edición de Orictognosia [5] , de la cual Humboldt, diría que era “El mejor trabajo de mineralogía publicado en la literatura española”, y del que  Santiago Ramírez, cronista mexicano de la época tacharía de “Monumental trabajo objeto de veneración y consulta por todos los mineralogistas…”

El descubrimiento mas importante de Del Rio, fue en 1801, al analizar una muestra de mineral de plomo (plomo pardo de Zimapan), extraído de la mina Cardonal en Hidalgo (Zimapan, México).Le llama la atención que del mineral se producían óxidos con colores muy diferentes de los obtenidos de otros minerales de plomo. Supone que el responsable era un nuevo elemento químico, que denomina pancromio (muchos colores), después cambia de opinión al observar que “con los álcalis y otras tierras daba sales que se ponían roxas al fuego y con ácidos”, y lo rebautiza como eritronio (del griego eritro, rojo). Así lo propone en su “Discurso de las vetas” que dio en 1802.

 

Cuando Humboldt, visita México en 1803, Del Rio le enseña el mineral, y aquel lo envía a Francia para que lo analicen y examinen. Alli Chaptal y después Fourcroy, opinan que se trata de cromo, mas precisamente cromato de plomo [6] .

 

 

 

 

 

 

 

Reimpresión de la Orictognosia

En 1804, Del Rio publica las “Tablas mineralógicas dispuestas según los descubrimientos mas recientes e ilustradas con notas de D.L.G.Karsten”. En ella se discute la posibilidad de que sea cromo el nuevo elemento, aunque éste produce sales no solo rojas sino también amarillas. En dichas tablas realiza también la descripción de minerales de “esta América y de la otra América” [7]

 

En 1805, publica el segundo volumen de su Orictognosia. Ese mismo año, Collet-Descotils,  analiza el mineral de Zimapan, y publica que se trata de cromo, por lo que Del Rio se declara su descubridor.

Cuando presenta en la Sociedad filosófica de Filadelfia, el 2 de junio de 1818,  menciona a su descubrimiento como “sous-chromato de lead” (bajocromato de plomo), aparte de otros descubrimientos como el sulfuro de manganeso de Proust.

 

 

 

 

 

 

Andrés Manuel del Rio profesor en México

Andrés Manuel del Rio en México

 

Dedicatoria de las tablas mineralógicas en Filadelfia

 

 

 

 

 

 

 

Andrés Manuel del Rio

 

 

 

NOTAS FINALES

[1]    En aquella época esta universidad rivalizaba con la de Salamanca.

[2]   Los hermanos Eluyer, Fausto y Juan José, riojanos, descubridores del wolframio, fueron los primeros en estudiar la minería de México.

[3]  Ciencia que estudia los fósiles animales y minerales desenterrados de la corteza terrestre. Su nombre significa conocimiento de lo desenterrado.

[4]     Despliega todo su entusiasmo en la obra. Confiesa:” Cada paso que doy en este viaje descubro algo nuevo”.

[5]   La primera edición se imprimió en la Imprenta de Zuñiga y Ontiveros en México.  Su revisión se publicó en los Ann.Chim.Phys de febrero de 1797.

[6] Cuando lo exponen por primera vez en el museo de historia natural de  Berlín, aparece con el siguiente epígrafe: “Mineral de plomo pardo procedente de las vetas de Zimapan al norte de México. Cromato de plomo. M.del Rio cree haber descubierto un nuevo metal que llamó erytronium, antes panchromium, actualmente acreditado como cromo ordinario”.

[7] Fue muy criticada en Francia por no seguir la nomenclatura de Lavoisier.

[8] Mexico estaba peleando por su independencia de España desde 1810, y a partir de 1822, la independencia se veía venir.

[9] Una vez que se encuentra con la señora de Fausto Elhuyer, en Burdeos, preguntado por ésta si volvería a México, que se está volviendo independiente, le respondió que sí: “Allí me siento en mi país

[10] Vanadis era la diosa nórdica de la belleza.

[11] En una carta dirigida a Liebig, le cuenta que él había estado a punto de descubrirlo: “…por el momento me tiene preocupado el nuevo metal sueco, el vanadio de Sefström, descubierto en realidad por Berzelius. Fui un borrico de no haberlo descubierto yo mismo dos años antes, en el mineral de Zimapan de México. Me preocupaba en analizarlo y ya había encontrado algo especial cuando caí enfermo. En el intervalo me comunicó Berzelius, el descubrimiento de Sefström, quien lo halló en las escorias de la forja de Ekersholn. Se parece mucho al cromo. Resulta por lo demás el mismo metal que había hallado Del Rio en el mineral de plomo mexicano, denominado eritronio. Dacotils en cambio identificó el mineral como cromato de plomo. Quiero analizarlo aun cuando para ello tenga que robarme tiempo”.

 

 

 

Escuela de Minas en México

Durante una visita a España, le ofrecen la dirección de las minas de Almadén, y del Museo de Ciencias de Madrid, pero prefiere regresar a México, donde en 1813, se inaugura la Escuela de Minas bajo la dirección de Fausto Elhuyar.

En 1820, fue nombrado diputado de las Cortes españolas, siendo uno de los pocos diputados que votó por la independencia de México [8] . Las revueltas en México para independizarse de España, no impiden que  Del Rio  vuelva a México. [9]

 

En 1824, publica un análisis de una aleación de rodio y oro.Tres años después  publica “Un nuevo sistema mineral”, traslación de un trabajo de Berzelius publicado dos años antes.

 

En 1928, el gobierno del México independiente decretó la expulsión de todos los españoles con alguna excepción entre la que se encontraba del  Rio, que se solarizó con la de Elhuyer, y se marchó a Filadelfia (Estados Unidos) donde se quedará 4 años.

 

Tenían que pasar 29 años, para que se aclarara el descubrimiento de Del Rio, cuando el químico sueco Sefström, en 1831, descubre en un mineral de hierro extraído de la cantera de Falun en Suecia, encuentra un nuevo elemento químico que denomina vanadium, deslumbrado por las vistosas coloraciones de sus disoluciones [10] . Fue Wöhler, uno de los químicos mas influyentes de la época el que identificara este vanadio con el eritronio de Del Rio [11] .

En 1832 publica en Filadelfia, la segunda edición de la Orictognosia y en su dedicatoria resalta los 35 años que había dedicado a la enseñanza de la mineralogía en México, y la gratitud que debía a aquel país.

En 1834, comienza a impartir Geología, en su cátedra de Mineralogía. En 1841 publica un manual de Geología. Todavía con 79 años, realiza un estudio para el gobierno mexicano sobre la manufactura de la porcelana.

Aunque algún químico europeo acreditó el descubrimiento de Andrés Manuel del Rio, éste siguió siendo un químico español desconocido afincado en México al que consideró su país y donde si fue muy considerado.

Fallece en México a  los 84 años. Su nombre es recordado en el Distrito judicial Manuel del Rio, distrito minero en Chihuahua.

 

 

Medalla mexicana conmemorativa

 

para imprimir(pdf)