ENSEÑANZA DE LA FÍSICA Y LA QUÍMICA

sección: PERSONAJES OLVIDADOS DE LA FÍSICA Y LA QUÍMICA
para imprimir(pdf)
volver a inicio

Isabel Zendal Gómez, la primera enfermera en misión internacional

Nace el 26 de febrero de 1773, en el lugar de Agrela, en Santa Mariña de Parada en Ordes (La Coruña), hija de una familia campesina gallega,  formada por sus padres, Jacobo Zendal e Ignacia Gómez y 7 hijos. En su infancia en el campo hizo la vida característica de toda niña gallega [1] .  Isabel que era la mayor, con 13 años enseguida se tuvo que hacer cargo de toda la familia, ( ya reducida, por el fallecimiento en 1782  de dos hermanos gemelos de 1 año de edad),  al fallecer su madre de viruela, el 31 de julio de 1788. Como eran muy pobres, fue enterrada en una sepultura en el mismo atrio de la iglesia

Como era la única que sabía leer y escribir, pues era la única mujer del pueblo que había ido a clases con Don Cayetano Maza, el cura del pueblo, tuvo que firmar el acta de defunción de su madre, y ponerse a trabajar para sustentar a su familia.

 

 

 

Santa Mariña de Parada

Iglesia de Santa Mariña de Parada

 

La corbeta María Pita saliendo de la Coruña, dibujo de Fancisco Pérez

 

NOTAS FINALES

 



[1] Como relata Javier Moro, en su biografía anovelada “A flor de piel”:” A los cinco años, a Isabel le gustaba ir delante de las vacas, marcándoles el camino para que hicieran un surco recto al arar la tierra. Los días de fiesta, tenía asignada la misión de vigilar la cocción del pote, que duraba horas en las que había que mantener viva la lumbre. A los siete años, después de pasar el sarampión, la mandaban sola a traer leña del monte, a por agua a la fuente o a por harina al molino. «Ya gana el pan que come», decía su madre, y aquellas palabras la llenaban de orgullo. Sus mejores momentos, aparte de los que vivió con la sola compañía de su madre, eran de cuando la mandaban a pastorear”.

 

[2] El rey había perdido a uno de sus hijos por culpa de la viruela

[3] Con tres mil reales por su habilitación y un sueldo de 500 pesos anuales

[4] De los 22 niños, 6 procedían de la Casa de  los Desamparados de Madrid, 11 del Hospital de la Caridad de la Coruña y 5 de La casa de Santiago de Compostela. Cada niño recibía un hatillo que contenía: dos pares de zapatos, seis camisas, un sombrero, tres pantalones con sus respectivas chaquetas de lienzo y otro pantalón más de paño para los días más fríos. Para el aseo personal: tres pañuelos para el cuello, otros tres para la nariz y un peine; y para comer: un vaso, un plato y un juego completo de cubiertos. De todos ellos cuidaba Isabel, como una madre abnegada, siendo llamada “ madre de los galleguitos

[5] Isabel Zendal enfermó, según cuenta Balmis desde Macao. Pese a todo, la expedición vacunó a una 250.000 personas.

 

La propagación de la vacuna en Filipinas fue muy difícil [5] debido a la complejidad del archipiélago, y la expedición volvió a Acapulco, el 14 de agosto de 1809.

Isabel se quedó en Puebla(México), con su hijo, donde falleció ( se desconoce la fecha).

 

Mapa de la expedición española filantrópica de vacuna

 

 

Fotograma de la película "22 ángeles" sobre la expedición de Isabel Zendal interpretada por la actriz María Castro

 

Calle de La Coruña en recuerdo de Isabel

 

A mediados de 1803, reinando Carlos IV en España [2] , el médico de corte ,  Francisco Javier de Balmis, le propuso llevar la vacuna de la viruela a las colonias de Sudamérica, y teniendo en cuenta que la vacuna sólo se podía suministrar a través de niños que no hubieran pasado la viruela, que se trasmitiría de unos a otros cada 9 o 10 días (vacunación brazo a brazo), habría que organizar una expedición con tal propósito, Como hacía falta una enfermera que cuidara de los niños con amor maternal durante el viaje, el 14 de octubre de 1803, mes y medio antes de la partida, se  contrata a Isabel Zendal [3] .

El 30 de noviembre de 1803, sale desde La Coruña en la corbeta María Pita,  Isabel Zendal con 22 niños a su cargo, entre ellos su hijo, con edades comprendidas  entre los 9  y los 3 años [4] .La expedición llegó primero a  Santa Cruz de Tenerife, el 9 de diciembre, donde se estuvieron vacunando los niños, y por fin el 6 de enero puso rumbo a Puerto Rico a donde llegaron el 9 de febrero de 1804. Al fin alcanzan el territorio de Nueva Granada (Venezuela), el 30 de marzo de 1804. Allí la expedición se dividió en dos, marchando Isabel con varios niños hacia México, instalándose en el hospicio.

Teniendo que extender la vacuna hacia las colonias españolas en Asia, el 30 de diciembre de 1804, preparan la expedición que sale el 7 de febrero de 1805 desde Acapulco, hacia Manila en el barco Magallanes, con  26 niños mexicanos, a donde llegan el 15 de abril de ese mismo año, después de atravesar todo el océano pacífico.

 

 

A los veinte años, comenzó a trabajar en el hospital de la Caridad de la Coruña. El 31 de julio de 1793, nació su hijo Benito Vélez, que Isabel Zendal criaría como madre soltera.

El 24 de marzo de 1800 fue nombrada directora de la Inclusa, donde se recogía a los niños abandonados, con un salario mensual de 50 reales y pago en especie de una libra diaria de pan y media libra de carne.

Monumento a Isabel, en La Coruña, levantado donde había estado el Hospital d la Caridad

Dibujo de Isabel Zendal

 

 

Monumento en el Parrota (La Coruña) en honor a Isbel Zendal