GRUPO HEUREMA. EDUCACIÓN SECUNDARIA

ENSEÑANZA DE LA FÍSICA Y LA QUÍMICA

sección: ORÍGENES
para imprimir(pdf)
volver a inicio

EL PLOMO: UN METAL CON MUCHO RUIDO

     Cualquier estudiante ha escuchado en Lisboa, muchas veces: "vas a CHUMBAR" (suspender un examen, caer en una prueba) y en Madrid: "Ese tío es un PLOMO" o  "Cayó como un PLOMO". )Cómo es posible que existan dos palabras tan diferentes para el mismo elemento y representando la misma idea? )Cómo el PLOMO, en portugués CHUMBO, es tan diferente de las demás denominaciones de los países latinos? )Cómo el plomo, en inglés LEAD, no tiene relación aparente alguna con el alemán BLEI? Las confusiones lingüísticas en el plomo surgen por su parecido con el estaño en algunas propiedades. Ambos tienen un punto de fusión bajo, por lo que su metalurgia es parecida, son blandos y por lo tanto, tienen aplicaciones comunes y diferenciantes respecto a los otros metales conocidos por los pueblos antiguos: sólo ellos se empleaban para hacer utensilios de cocina (platos) y podían ser grabados, confeccionándose tablillas de escritura. Por ello es normal que se confundan y que se identifiquen con un mismo metal. Sin embargo hay varias diferencias claras: sus densidades y color, así como la capacidad del estaño de producir aleaciones relucientes. Este es el origen de las ideas erróneas que han permitido "bautizar" equivocadamente a estos elementos.

 

Los  primeros nombres

     El plomo es el cuarto metal conocido después del oro, la plata y el cobre. Una estatuilla de plomo expuesta en el museo británico está datada en el tercer milenio antes de Cristo. Los egipcios lo usaron desde tiempos predinásticos, con el nombre de THAT y lo extraían del yacimiento de Gebel Rasas. Precisamente en lenguas semíticas RÄSAS significaba plomo, derivado del persa RAÔ}Ô. En Babilonia se empleó para impermeabilizar las terrazas de los jardines colgantes, y los romanos iniciaron su uso en las conducciones de agua. En los libros bíblicos se menciona con el nombre de BADIL o BEDIL [1] . Homero lo llama MOLIBDOS, antes en micénico era MO-RI-WO-DO. Como su punto de fusión es bajo (328ºC), era fácil de reducir de sus minerales, principalmente de la galena (sulfuro de plomo), calentándola al aire (no excesivo), y después reduciéndola con carbón vegetal. Así fluía rápidamente el metal por entre las escorias.

En indoeuropeo existe la voz MOLDWIS, para significar blando, de la cual derivarán el sánscrito MRDUH, blando, el griego AMALDOU y AMALDOS, que pierden la a inicial; el islandés antiguo MILDR,  el irlandés MELDACH, el galés MEDDAL, así como el eslavo MLADU y el viejo prusiano MALDAY. En  latín también lo tenemos como MOLLIS, blando que producirán el portugués MOLE, el italiano MOLLE, el rumano MOALE en ese sentido. Derivando la blandura hasta la elasticidad, originará el español MUELLE.  Parece que una característica física de ese metal que lo va a diferenciar de los otros metales va a llamar la atención del hombre. Era el único metal blando en aquella época.

 

El origen de los nombres europeos

     Plinio  lo introduce en el mundo latino con el nombre PLUMBUM NIGRUM, diferenciándolo del PLUMBUM ALBUM, que sería el estaño. Después pierde el adjetivo hasta PLUMBUM. Del PLUMBUM, derivará  el PLOMO  español, el PIOMBO italiano, el PLOMB francés y el PLUMB rumano. También tenemos la misma derivación en el británico PLOUM, y en el galés PLWM.

     )Cuál es el origen del plumbum? Lógicamente, cabría pensar que puesto que la mayoría del plomo empleado por los romanos procedía de España, tuviera su origen en la misma o en una voz generada en las lenguas primitivas, basada en alguna propiedad característica. El plomo, aunque es tan denso como el oro, es mucho más abundante y barato, por eso se empleó desde los tiempos más antiguos para medir la verticalidad y la profundidad en pozos y aguas. No es de extrañar por lo tanto que muchos lingüistas le atribuyan un origen onomatopéyico. Plumbum sería una voz que imitaría el sonido de un cuerpo pesado al caer. Por otra parte, debido a su densidad y resistencia a la corrosión, se usó como plomada para dirigir la verticalidad y como sonda  para averiguar la profundidad del fondo marino y evitar que encallaran los barcos. )Y qué sonido hace un cuerpo al caer al agua? (( Plof!! o (( Plod !! Pues bien, el alemán LOT, significa echar una sonda al agua (una cuerda con un plomo al final), y en bajo alemán al plomo se le denomina LOD. En viejo frisano es LAD, en holandés de LOOD y en viejo inglés LEAD, tal como su actual nombre en inglés.

Siguiendo la línea onomatopéyica, es natural que generemos un sonido adaptado a nuestra garganta, que explique la caída de un cuerpo. Plum, plof, plod y chom. Así el CHUMBO sería algo que haría Achum@ al caer. Dado que Portugal es un país de gran tradición marinera es normal que se haya empleado como sonda en el mismo sentido que los ingleses. Ya tenemos entonces que el latino PLUMBUM, el inglés LEAD, el nórdico LODD y el portugués CHUMBO, parten realmente de lo mismo; de una aplicación basada en la acción del campo gravitatorio. 

   )Cómo se explicaría el BLEI alemán y el BLY escandinavo y danés?  ¿Derivarían del viejo germánico BLI o BLIO, máxime teniendo en cuenta que en su época primitiva el plomo era LOD? La explicación está en una reminiscencia alquimista

La alquimia relacionaba cada elemento con un astro, en función de sus propiedades. Precisamente el primer símbolo del metal fue la guadaña, símbolo a su vez de Cronos (Saturno). Por otra parte, el plomo era un metal pesado por su densidad y que por lo tanto debía moverse más lentamente (Qué más normal que asociarlo al planeta que  describía sus órbitas más lentamente. Este planeta es Saturno, y Saturno en alemán es blei; por eso el plomo es blei. Con esta idea surge  en euskera, en la que el plomo es BERUN [2] .

Existe una  más que posible  relación con el BHLEI indoeuropeo, con el significado de brillante, padre del FLEGO griego (φλέγω), en español FULGOR,  sin embargo ha de tenerse en cuenta  que ni Saturno es especialmente brillante, ni el plomo destaca por ello. También en  lenguas antiguas, como el semita y el sirio antiguo, la idea de algo que brilla era respectivamente BILIC y BELAS. Luz era BIRIQ; lo que da luz, BERAQ y brillar, BERANAS. Sólo podría ser considerado así si se confundiera con el estaño, como se ha visto en el trabajo anterior.

El plomo tal como el estaño, sirvió al hombre para  hacer platos para comer, que eran fáciles de moldear y por su cómoda fusión se arreglaban sin esfuerzo cuando se deterioraban, por eso aparece en viejo germánico el BLEH y BLECH, aplicado al estaño en la idea de plato de metal, que daría el danés BLICK y el sueco BLECK [3] . Sin embargo  la voz danesa BLIK, el viejo noruego BLIK y el viejo inglés BLICAN, significan a su vez; brillante y resplandeciente. )Qué plato era brillante? Sencillamente el confeccionado de lata, esto es, una aleación del estaño, pero que no contiene plomo. Si esto fuera poco, tenemos que plato en lituano es BLIèDAS, en letón BL=NODAS, mientras que en ruso y checoslovaco es BLJUDO. Los platos como su propio nombre indica, son planos, y también tenemos que la raíz BHEL (hoja o lámina), va a proporcionar el viejo noruego BLAD, el gaélico BILE, el irlandés BILLEOC,  y el viejo inglés BLOED, padre del actual BLADE, y el plomo se reduce fácilmente a láminas; también tiene una estructura cúbica centrada en las caras. Observamos toda una serie de ideas relacionadas, que en diferentes lenguas conservan la misma raíz.

El BLI/ BLIO/ BLEI germánico, podría derivar también del BLYWAS lituano (violeta, colorado) La idea del color es importante, dado que el plomo era también el único metal cuyo color era diferente a los demás; presenta un corte gris azulado. En viejo alto germánico BLIO  hacía referencia a un metal azul. En viejo inglés era BLOEWA. Azul en sueco es BLÅ.

Por otra parte el plomo se conecta permanentemente con la idea de blando que en viejo noruego  es BLAUTR, en danés BLØD, en sueco BLÖT, en galés BLYDD, en rumano BLINID y en latín, BLANDUS. En griego existe el término FLUDAO (φλυδάω) aplicado al mismo concepto. )Cuál de las tres ideas parece la más correcta para justificar el BLEI alemán? Si seguimos la trayectoria más general; esto es su carácter blando, escogeríamos ésta última, derivando el nombre del planeta, del metal, y no éste, de Saturno. Sin embargo si observamos el término plomo en otras lenguas, tendremos que elegir los aspectos que no son propios de él sino del estaño: el brillo y resplandor.

Plomo es SVINAS y SVINS en lituano y letón respectivamente y tanto éstos  como el ruso SVINEC, derivarían del sánscrito SISA y avéstico SRVA (brillante). También aparece aquí la idea de brillante, que en lituano es SVIESUS, en checoslovaco SVETILU, en serbocroata SVIJETAV, en bohemio SVETLY, en polaco SVIETNY y en ruso SVETLYJ. Igualmente en esta denominación del plomo, tenemos un paralelismo a la idea anterior, ya que algo que da luz es en ruso SVECA, en bohemio SVICE, en letón SVECE y en lituano ZVAKE. En esta lengua, estrella es ZVAIGZDÉ. Estos términos aparecen también en la denominación sideral del hierro, )Será posible una confusión hierro/plomo a través del concepto de metal? Debemos tener en cuenta que el plomo en el concepto de metal/color que aparece en avéstico y en sánscrito, se cataloga dentro de los metales negros, tal como el hierro.

Confundiéndose con el estaño, tal como hizo Plinio, tenemos el viejo prusiano ALWIS, el polaco OLOW, el checoslovaco, bohemio y serbocroata OLOVO; en ruso OLOVO es estaño. Aquí la idea progenitora parece diferente, dado que el sufijo OVO/ OWO es característico de color.

La confusión estaño/plomo también surge en el árabe, en el que aparece para el plomo la voz QALATUM, derivada de CALAY, denominación aplicada al estaño a partir de su país y puerto de exportación; QUALAH, en Malaca. En esta lengua, el plomo deriva del BADIL mesopotámico, pero con una metátesis entre las consonantes D y L, así es BALIDUM, y también FADINUM. Los alquimistas árabes, fundamentalmente Geber , denominan al plomo USRUB.

     En celta existía la denominación  LUAIDE, que producirá el plomo en irlandés LUAIDE, y en norirlandés LUAIDHE. Esta raíz parece emparentada con la propiedad de su bajo punto de fusión, dado que LOT es soldar.

En japonés es NAMARI, mientras que en chino es YEN,  CH=IEN o YUAN, con la idea de algo que se emplea para dibujar (debido al error grafito, plombagina, ya mencionado).

)Existe alguna relación entre las voces primitivas BADIL hebreo y MOLDWIS indoeuropeo con el PLUMBUM latino, para aceptar otra teoría que no fuera la onomatopéyica. Quizá sea mejor fijarnos en el griego molibdos derivado directo del indoeuropeo. En los alfabetos primitivos tenían muy poca importancia las vocales que cambiaban y se distorsionaban según el uso de la lengua, así como determinadas consonantes cuyo sonido se sustituía según la dificultad de pronunciación. El BADIL hebreo tiene 3 consonantes del MOLIBDOS griego, pero con diferente orden. Sólo se podría relacio­nar a través de una transformación:

BADIL = BODILIMO = BOLIMOS = MOLIBOS = MOLIBDOS

realmente bastante difícil o poco probable­. Al no existir fuentes intermedias o palabras relacionadas que avalen los estados de transformación no se puede probar. La transformación de MOLIBDOS en PLUMBUM, aparentemente absurda, se podría considerar sin embargo, a través de los siguientes pasos:

a)       Cambio de b por p en MOLIBDOS hasta MOLIPDOS. Normal en el idioma. Las dos son labiales

b)      Transformación de la primera vocal a hasta u, quedando MULIPDOS.    

c)       Pérdida de la i de MULIPDOS hasta MULPDOS                                   

d)      Inversión silábica de MULP a PLUM. 

)Existen pruebas lingüísticas que avalen la propuesta de transformación? La única que puede tener cierta relación con dicha transformación, es que hace referencia  al plomo en las lenguas dorias, en cierto modo precursoras del griego en su derivación indoeuropea.

     Se le conocía como BOLIMOS (βoλιμoς)  lo que tuvo que dar MOLIBDOS, ello supuso una  permutación silábica. Así  el griego MOLIBDOS (μόλ'βδoς), procede de MOLIBOS (μόλιβoς), y éste del dorio BOLIMOS (βoλιμoς). Todo ello perfectamente atestiguado, es más;  BOLIMARIOS (βoλιμάριoς) es plomero. Curiosamente  BOLIS (βoλις) tiene como segunda acepción, sonda, y BOLIZO (βoλιξω) según Eustathius, implicaba la acción de lanzar una sonda al mar. Pero BOLE (βoλή) significa brillo, destello, resplandor, y BOLIS (βoλις), en su primera acepción es destello, relámpago. Es más, BOLOSäλoς) significa césped, campo, relacionado con Cronos, el dios de la agricultura, asimilado al plomo.  Vemos como en griego aparecen sinónimos con significados que en otras lenguas darán acepciones diferentes del plomo. )Es mera casualidad? No; simplemente avala la confusión de emplear en indoeuropeo un nombre común para metales diferentes, con distintas aplicaciones.

En todo caso la versión onomatopéyica aporta mayor número de pruebas y relaciones, aunque sea menos elegante desde el punto de vista lingüístico. 

 

Fundamentos químicos que pudieran motivar sus nombres

Siempre existió la creencia de considerar  al plomo como un metal de gran densidad, y por lo tanto de notable pesantez, y por ello se empleó para medir la verticalidad, y como sonda atada a una maroma para calcular las profundidades. Sin embargo la densidad del plomo no es mayor que la del oro, que tiene su misma estructura metálica, esto es, una red cúbica  centrada en las caras y por lo tanto compacta, con 6 átomos en los centros de las caras y 8 en los vértices, lo que hace que por celda cúbica unitaria existan 4 átomos de plomo. Si se conoce la arista de la celda cúbica, se puede determinar la densidad. Naturalmente el plomo era mucho más barato que el oro, y por lo tanto siempre sería más económico emplearlo en estos menesteres.

Sin embargo lo que más llamó la atención fue que era un metal blando, lo que implicaría algunas de sus acepciones. )Cómo era posible que el plomo, un metal tan denso, fuera blando?

Una red cúbica centrada en las caras, implica un gran número de planos de deslizamiento, y al tener todos los átomos inmersos en la red el mismo tamaño, le dan características de  gran maleabilidad y ductilidad como el oro. Sin embargo, mientras que en éste la arista es de 2,88 Å, en el caso del plomo es de 3,49 Å; al existir una mayor separación, la fuerza de interacción es menor, lo que hace que sea blando y la libertad de los electrones mayor, por lo que pueden absorber superiores frecuencias luminosas, lo que hace que sea oscuro. Esta mayor separación será también la causante de su bajo punto de fusión, que justificará múltiples aplicaciones.


[1]   En algunos libros bíblicos (Ezequiel), se confunde con el estaño, recibiendo éste  el nombre de B=DIL. En el libro de Salomón se menciona como TOU

[2] En euskera el término berant y belu significa pesado, lento, posiblemente emparentado con el uraloaltaico perä, parado, pero no debemos olvidar que la raíz semítica ber* se relaciona con lo brillante y luminoso tal como se estudió en la plata.

[3] Motivo de numerosos envenamientos por saturnismo.